Hacienda NadalesCada día estamos más contentos con la decisión que tomamos al elegir a Pilar como nuestra wedding planner. Ella es increíble organizando todo tipo de eventos pero aún más como persona. Desde el primer día hubo conexión, nos transmitió confianza, empatía, serenidad, profesionalidad, perfeccionismo.
Nos acompañó y apoyó en todo el proceso de organización hasta el gran día y supo aconsejarnos siempre en función de nuestras ideas y gustos, sin imponer nada. Saber que contábamos con ella y tener confianza plena, hicieron que viviéramos todo el proceso con alegría, tranquilos y disfrutándolo mucho. Estábamos convencidos de que el día de la boda saldría todo genial, pero la realidad fue aún mejor!!! vivimos un sueño. Por eso sólo podemos decir cosas buenas de ella, y recomendarla al 100%. La relación que hemos entablado durante todo este tiempo es muy especial y le tenemos un cariño enorme que mantendremos siempre.

¡Mil gracias por todo Pilar!

Clara y Carlos. 30 julio 2016

Si pudiera resumir en una sola palabra lo que hace Pilar sería magia… Desde el primer momento quisimos que ese día tuviera toques mágicos, no ya solo porque iba a ser el día de nuestra boda, sino porque en un instante tienes allí reunidos, en un mismo sitio (quizás por primera y única vez), a todo el mundo que realmente quieres, las personas más importantes para los dos… El sentimiento es tan, tan maravilloso… Iba a ser un día especial y queríamos que sintieran lo que significaba el tenerles allí con nosotros.
Así que no podía faltar ningún detalle. Y Pilar, no solo lo consiguió, sino que superó nuestras expectativas desde el momento que la conocimos. Bueno, nuestras expectativas y la de todos los invitados; ella estuvo allí durante la ceremonia, el cóctel y la cena, y no paramos de recibir felicitaciones por el trabajo que hizo… Incluso los mismo invitados sé que se lo dijeron en persona… ¡No era normal tanto detalle bonito! Dulce, cercana, profesional, atenta a cualquier detalle… Crees que no se te escapa nada hasta que llega ella y te nombra cosas en las que ni habías caído… Somos conscientes de que disfrutamos nuestra boda y de nuestros invitados porque ella estaba allí, haciendo que todo saliera perfecto al momento, sin que tuvieran que consultarnos cosas sobre el menú o las bebidas o mil cosas que surgen…
Y creó un sitio mágico… Nada pasó desapercibido: el rincón de limonada antes de la ceremonia, la decoración de la misma, el que estuviera allí con su equipo para repartir globos de deseos, cada uno de los detalles en el cóctel (estaciones de quesos, rincones de fotos nuestras, luces y velas, pizarras escritas que decoraban muchos rincones bonitos, el buzón para las firmas…) y luego la cena… ¡Personalizó todo! Los centros, velitas, los números de mesa, incluso manteles y servilletas… ¡Nunca había visto en una boda a la gente flipar con las servilletas! Detalles que crees que no cuentan hasta que ves la cara de tus invitados brillar, sentirse especiales por todo lo que les tienes preparado… El candy bar fue una pa-sa-da… ¡Ves a tus amigos haciéndose fotos en los sitios que ha preparado ella y tienes la certeza en ese momento de que has triunfado!
Mi novio, ahora marido, en una de las veces que merendamos con ella para pulir detalles, justo cuando nos despedimos y volvíamos la esquina me dijo “Pilar es lo mejor que hemos hecho en nuestra boda”… ¡Y tan cierto!
Podría seguir escribiendo todo el día pero, en resumen de lo que me quedaría por contar, diría que sí, por supuesto, la recomendaríamos, una y mil veces… Para todos los detalles o para los que necesites, sea una boda completa o parte de ella… Si lo hace Pilar, será maravilloso.

Rocío y JesúsAntequera

Ceremonia civil de blancoNo sé exactamente que es una wedding para otros novios, pero sí sé lo que ha sido Pilar Martinez para nosotros en nuestra boda: todo. Y todo significa apoyo, consejo, respeto, empatía, asesoramiento, compañía, dulzura, ánimo, serenidad, profesionalidad, elegancia, perfeccionismo, etc.
Pilar nos regaló un calendario precioso con el mensaje: Este año, disfruta el camino. Después hizo que eso pudiera ser realidad, ocupándose y preocupándose de esas cosas que te quitan tiempo, de las que no quieres estar pendiente y que te resultan un engorro o incómodas. Pilar te ayuda a aclarar las ideas, empatiza enseguida contigo, sabe exactamente lo que quieres aunque no lo expliques claramente. Tiene la cualidad de estar siempre presente sin hacerse notar. Y sobre todo, consiguió que disfrutáramos de nuestra boda desde septiembre hasta julio, y sí, vivimos intensamente muchísimo el camino. Gracias Pilar, lo hemos vivido con ilusión, alegría, emoción, romanticismo y mucho amor., en gran parte, gracias a ti.
Nunca soñé en casarme y en una boda, aún así nos regalaste una boda de ensueño. No solo para nosotros sino también para la mayoría de invitados que no paraban de hacernos comentarios del tipo “es una boda de cuento”, “parece que estamos en una película”, “ha sido la boda más bonita en la que he estado”, “qué bien lo hemos pasado” y un sinfín de comentarios preciosos.
Pilar infinitamente gracias por nuestra boda rústica-romántica-mágica-elegante. Te super queremos.

Marina ArjonaMálaga